Acababa de realizar la ruta del Vía Crucis del Valle de los Caídos y ya en pleno regreso a casa, cuando, una vez más divisé la Torre de los Lodones, santo y seña de la localidad de Torrelodones. Esta vez no iba a pasar de largo, decidí parar y estacionar debajo del promontorio donde se asienta la mencionada torre. En el camino que desemboca en el Punto Limpio del citado pueblo.

Subí hasta la torre. Otra de las atalayas de origen musulmán, que jalonan la llamada Marca Media, zona fronteriza entre los reinos cristianos y musulmanes, en la época de la Reconquista. Se conserva en muy buen estado, sobre todo teniendo en cuenta que su origen se remonta hacia el s. X.

Ya que estaba en la zona y dada mi naturaleza curiosa, me puse a trotar un poco por la zona para echar un vistazo de cara a futuras rutas, cuando, de pronto recordé una historia que había oído en la radio pocas semanas antes. La historia de la presa del Gasco. Historia asaz curiosa, que hablaba de una presa que formaba parte de un proyecto ciclópeo, en tiempos de Carlos III. Nada menos que construir un canal navegable desde Madrid hasta el Atlántico, uniendo los ríos Guadarrama, Manzanares y Guadalquivir. Evidentemente aquello no se llegó a realizar, ya que apenas se construyó un kilómetro de los más de 600 que conllevaba la obra. Pero lo que sí se construyó fue una inmensa presa sobre el río Guadarrama, que aunque no llegó a tener las dimensiones proyectadas, sí llegó a ser la presa más alta de su época, con unos 50 m. de altura (el proyecto original contemplaba llegar hasta los 90 m.).

Pregunté a una amable senderista por aquella curiosa presa, que está en la confluencia de los términos municipales de Torrelodones, Las Rozas y Galapagar, y me dijo que siguiendo el camino en el que ya me encontraba llegaría sin pérdida.

La verdad es que es una ruta cómoda y asequible. Ideal para hacerla con la familia. El entorno es impresionante y la visión de la presa sorprende al visitante, sobresaliendo entre la belleza del paraje. Por ponerle un pero … demasiada gente, lo que hace que el último tramo del recorrido, por sendero estrecho, no sea muy adecuado para guardar las distancias anticovid.

La ruta la podéis seguir en mi perfil en Strava (José Enrique Gallego del Castillo).

¡¡¡Disfrutad descubriendo nuevas rutas y curiosidades!!!

¡¡¡Nos vemos en la próxima!!!

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.