Tengo que reconocer que siento una debilidad especial por Somosierra. Cuando inicié esta mañana el recorrido hasta allí, partiendo como siempre desde mi querido castillo de Puñonrostro, se agolpaban los recuerdos en mi cabeza y se esbozaba una sonrisa en mi rostro. No en vano, allí disputé mi primera carrera de montaña… La Media maratón Solidaria de Somosierra. Maravillosa carrera con fines solidarios, que me atrapó con su recorrido, a veces arbolado, otras agreste, pero siempre intenso y divertido.

Pero no adelantemos acontecimientos. Como digo partí desde el castillo emblema de Torrejón de Velasco y, algo más de una hora más tarde, aparqué en el serrano pueblo de Somosierra, junto a la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, edificación del s. XVIII.

Desde allí, y por la antigua N-I, a poco más de 1 km., encontramos un camino que sale a nuestra derecha. No tiene pérdida, podemos llegar hasta él por carretera. Una vez nos internamos en su recorrido, llegamos rápidamente al arroyo de las Pedrizas, que podemos vadear por un recorrido de piedras, sujeto a nuestra capacidad de equilibrio, o adentrarnos por una una pequeña senda que asciende a nuestra derecha y nos lleva, pocos metros más arriba, a un tramo del arroyo más estrecho, en el que apoyándonos en un árbol situado en su centro, puede hacernos más fácil su franqueo. Lo que vamos a descubrir una vez dejado atrás el arroyo, nos va a dejar sin habla … LA CHORRERA DE LOS LITUEROS, el mayor salto de agua de la Comunidad de Madrid. Aunque visible desde la A-I, poca gente repara en ella y es uno de los lugares más impresionantes de la orografía madrileña. En pleno invierno e inicio de la primavera, son las épocas más recomendables para disfrutar del nacimiento del río Duratón, en todo su esplendor. ¡¡¡No dejéis que sea yo quien lo describa, venid a verlo!!!

Después de disfrutar del espectáculo de la naturaleza en estado puro, retrocedo por la trocha que me llevó hasta el pie de la cascada y tomo una pista de subida hacia la Peña Cebollera Vieja o Pico Tres Provincias. Cada uno debe adaptar el ritmo de subida a sus capacidades o a su disfrute, pero es toda una experiencia llegar a la cima y contemplar, de una tacada, una enorme extensión del territorio de tres provincias diferentes, Segovia, Guadalajara y Madrid. Lo que, unido a la visión cercana de El pico del Lobo, hace necesaria una amplia pausa que permita procesar un paisaje tan espectacular. Sentados en el mojón del punto geodésico, estaremos con nuestras posaderas sobre tres provincias y a más de 2.100 m. de altura sobre el nivel del mar.

Para hacer una ruta circular, yo me dirigí hacia la Cabeza del Tempraniego, otro pico cercano, pocos metros más bajo que el anterior. Bajando por Las Pedreras hasta la pista que baja hacia el pueblo de Somosierra, dando un pequeño rodeo, para entrar al pueblo por el lado de la iglesia junto a la que estaba aparcado.

Es una ruta de algo más de 18 km y unos 930 m positivos. El ascenso al pico hay que hacerlo siempre debidamente equipado, ya que el tiempo en su cima es muy cambiante y no hay que fiarse.

El recorrido lo podéis encontrar en mi perfil de STRAVA (José Enrique Gallego del Castillo).

La cascada es muy asequible y amena (cruzando con cuidadito el arroyo), siendo toda una experiencia para los niños.

Espero que os animéis a conocer la zona y que os guste tanto como a mí.

¡¡¡Hasta la próxima!!!

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.