Cuando hablamos de la Sierra de Madrid, casi siempre pensamos en la zona de Guadarrama y alrededores. Pero Madrid puede ofrecer mucha variedad al montañero, practique el senderismo, el trail running, escalada o barranquismo. Posiblemente Somosierra sea la gran olvidada, ya que se encuentra muy alejada de la gran capital y la posibilidad el transporte público, está lejos de las múltiples opciones de que se dispone para llegar a Navacerrada o Cotos. Además, el pueblo de Somosierra ya no está pegado a la A-I, por lo que muchos viajeros no reparan en él al transitar con sus coches por la zona. De hecho, hay muchos que ni siquiera reparan en un impresionante monumento natural, que se divisa desde la carretera. La Chorrera de los Litueros.

Somosierra es un pequeño pueblo, al píe del pico Peña Cebollera o también conocido como Pico de las Tres Provincias, ya que cuando estamos en su cumbre, a más de 2.100 m. de altura, estamos pisando al mismo tiempo Madrid, Segovia y Guadalajara. Se puede realizar una ruta circular desde el pueblo al pico. Muy recomendable. Desde su cima se divisa el Pico del Lobo, entre otros y una amplia extensión de los territorios de las tres provincias citadas. El camino está muy marcado y es fácil de seguir, y se puede introducir la variante de ascender por La Pedrera. Yo conocí este recorrido gracias a la Media Maratón Solidaria de Somosierra, que se suele disputar la primera semana de octubre. Su recorrido se puede utilizar como ruta senderista para conocer la zona o, como en mi caso, como circuito de entreno.

Si ya de por sí, la experiencia del Tres Provincias, merece el desplazamiento a Somosierra, que decir de las sensaciones que provoca estar junto a la Chorrera de los Litueros, el salto de agua más alto de la Comunidad de Madrid, con más de 40 m de altura. Es, sencillamente, espectacular. De fácil acceso desde la antigua N-I, completa lo que puede ser un día fantástico por Somosierra. Por ella transcurre el arroyo Del Caño, que posteriormente junto al de Las Pedrizas, da lugar al nacimiento del río Duratón.

En el pueblo hay un restaurante junto a la gasolinera y un hotel restaurante justo en frente. He tenido la
oportunidad de comer en ambos y puedo, desde mi experiencia, decir que la relación calidad-precio es fabulosa.

Por último, recomendar que si la excursión la hemos realizado desde la ciudad de Madrid o su área metropolitana, a la vuelta podemos realizar una parada en Buitrago del Lozoya, visitando su recinto amurallado y disfrutando de un paseo por sus calles.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.